Página:La Odisea (Baráibar) La Batracomiomaquia (Alenda) 1886.pdf/737

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
13
LA BATRACOMIOMAQUIA.

Viandas regaladas
Que comen acá bajo los mortales,
Con varios condimentos sazonadas.
La guerra es mi placer; nunca medroso
Esquivé yo la lid: que en percibiendo
El ruido de las armas, furibundo
Parto, y con mis amigos me confundo,
En las primeras filas combatiendo.
Y aunque es de gran poder y gran fachada,
Tampoco al hombre temo.
Al irme á descansar, en el extremo
De un dedillo del pie le clavo el diente;
Pero tan suavemente
Que pasa aquel roer inadvertido:
Yo prosigo á mi techo,
Y él prosigue en su lecho,
Durmiendo á pierna suelta, bien dormido.
No negaré que el cepo
Háme dado algún susto,
Y algún grave disgusto:
Ese cepo maldito
Donde en celada están hados traidores
Y que ha costado ya tantos clamores.
El gabilán y el gato
Miedo también me infuden:
El gato sobre todo, animal fiero,
Que al verme penetrar en mi guarida,
Asáltame, y no aparta ya en su vida