Página:La bella durmiente del bosque.djvu/17

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada


un siglo. Inflamado el corazón del príncipe por un amor repentino, avanzó hacia la muralla de zarzas y espinas, que se abrió para dejarle paso; pero la maleza cerróse nueva mente tras él y la comitiva no pudo seguirle.

La bella durmiente del bosque pg 18.jpg

Penetró el príncipe en el antiguo palacio y, después de recorrer muchas estancias y galerías, en las que sólo encontró durmientes, llegó al aposento en que repo-