Página:La linterna mágica - Vol. 8.djvu/126

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida


EN EL PANTEÓN.


Que las humanas cosas
Cuanto con más belleza resplandecen
Más pronto desvanecen.
¡Y, tú, la edad no miras de las rosas!

RIOJA.


Enmedio del terror que siente el alma
Brota la inspiración, vibra el acento
        De mi triste laúd;
Y, enajenado en la mansión de calma,
Contemplo de olvidado monumento
        La cenicienta cruz.

Vengo á turbar el plácido sosiego
De los que yacen en la losa fría
        En sueño perennal,
Al idealismo fúnebre me entrego
Y se exhala veloz del alma mía
        El íntimo pesar.