Página:La noche de la verbena.djvu/32

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
28
LA NOCHE DE LA VERBENA

tuve mi cartel; yo no sé si era guapa, u si buena moza, lo que sí puedo decirte que la chavalería del barrio andaba revolucioná por mi silueta y me decían cositas al pasar que, francamente, me sonaban muy bien.


PETRILLA

(Sigue peinándola.) Pos, ahora la dicen a una cá frase que hay que contestarles con el Código civil. (Dándole un tirón.)


CARMEN

Caray, pero no lo pagues con mi pelo. ¿Y está muy animá la verbena?


PETRILLA

Muchísimo; dé usté luego una vuelta; en el patio de mi casa hay pombia y limoná, vaya usté por allí un ratito, vaya usté.


CARMEN

(Con gran amargura.) ¿Dónde quieres que vaya la pobre ciega?


PETRILLA

(Suspirando.) ¡Es verdad!


CARMEN

(Queriendo no acordarse de su dergracia.) A Otra cosa. ¿Y qué tal tu novio?