Página:La noche de la verbena.djvu/42

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
38
LA NOCHE DE LA VERBENA

una vez siquiera corazón, que yo ya no vivo en el mundo pa nadie más que pa mi mujer, pa la mía, pa la que se arrodilló conmigo en el altar, pa la que vive ciega de amor por mí. Dígalas eso, Matías; dígalas eso y échelas, pa que se diviertan, ese billete como el que echa un mendrugo a un perro.


SEÑOR MATÍAS

¿De modo que?...


ANTONIO

De modo que ná.


SEÑOR MATÍAS

Si te chillan los oídos es que t'han llamao una cosa muy fea.


ANTONIO

Aquel albañilito pinturero pa con las mozas, y marchoso y juerguista, s'acabó pa siempre: hoy, mi cieguecita, y ná más que mi cieguecita. (Llorando.)


SEÑOR MATÍAS

(Enternecido.) ¡Déjame que te abrace! ¡Así debe ser! ¡Adiós, chico! (Vase limpiándose las lágrimas.)


ANTONIO

¡Vaya usté con Dios! (Limpiándose unas lagrimillas.)