Página:La noche de la verbena.djvu/54

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página no ha sido corregida
50
LA NOCHE DE LA VERBENA

C,0 LA NOCHE DE LA VERBENA PEPA Pos ¿y la suerte de espantar moscas? (Levan- tando el brazo y haciendo el molinete con los flecos del mantón.) SEÑA MARGARITA Mucha verdaz. pepa Vamos, ¿qué le parece a usté? Esas damas sueltas por el mundo y el doctor Esquerdo esperando parroquia. SEÑA MARGARITA Está usté cargada de razón. PEPA Pos claro que estoy cargada, ¡porque sí que pesa este mitin de Chinos! (Jugando con él. Dándo- le ei mantón.) Tome, tome usté, porque les estoy tomando demasiado afezto a estas gente de coleta. SEÑA MARGARITA Y está usté más rejuvenecida. PEPA Bórdeme usted eso, que m'ha gustao. Espé- rese usté un poco, israelita, que voy a llamar al pagano. (Dirigiéndose al despacho de Antonio y desde la puerta.) Antonio, oye: ¿puedes salir un minuto, que está aquí la del mantón?