Página:Las ruinas de Tinti en el valle de Lerma (provincia de Salta).djvu/18

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
534
MUSEO NACIONAL DE BUENOS AIRES

quis figura 5[1]. A poca distancia de estas construcciones había dos piedras, e y f, paradas en el suelo, de unos SO centímetros de altura sobre el mismo y de sección casi rectangular, 30 × 20 centímetros. Estas piedras se encontraban a más o menos 7 metros de distancia una de otra, y puede decirse que formaban una especie de « puerta de entrada » al pueblo.

 La construcción D tiene unos 3 metros de diámetro exterior, la C un poco menos. Las murallas, más gruesas que las de los sepulcros comunes, alcanzaban a unos 80 centímetros de profundidad, bajo tierra, y sobresalían de ésta unos treinta centímetros. No había piso ninguno, ni revestimiento interior de piedras lajas.

 Estas dos construcciones no contenían restos humanos ninguno,

Las ruinas de Tinti en el valle de Lerma (provincia de Salta) (page 18 crop) Fig 5.jpg
Fig. 5. — Grandes construcciones cilindricas, análogas a los sepulcros del pueblo (escala 1/200)

pero sí dos enormes tinajas reproducidas en la lámina XV C y D, teniendo la primera 70 centímetros de diámetro de la panza y 46 centímetros de altura. La tinaja D no es perfectamente redonda; el diámetro de su boca varía entre 91 y 96 centímetros, siendo su altura de 41 centímetros. Las paredes son de un centímetro de grueso en la C y de un centímetro y medio en la D, aumentando el espesor de ambas tinajas hacia el fondo. Son de alfarería roja, de pasta un poco más grosera que las pequeñas escudillas de nuestro tipo α, pero presentan la misma pátina que las demás piezas de este tipo. El alisamiento de estas enormes piezas se ha hecho con un útil provisto de dientes finos, como lo demuestra la parte de la superficie interior de la tinaja más grande, representada en la lámina XV D', viéndose claramente en la fotografía las estrías dejadas por dicho instrumento. He observado la superficie estriada de la misma manera en otras piezas grandes, antes desenterradas por mí en la Quebrada del Toro y Valle de Lerma.

 Estos dos enormes vasos, como hemos dicho, no contenían restos

  1. Este croquis ha sido confeccionado según los datos del señor de Carles.