Página:Los ladrones de Londres.djvu/6

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada

VI

vicios; de la mas simpática belleza y de la mas repulsiva fealdad moral, está delineado en esta obra maestra de la inspiracion y del arte con pincel tan delicado , que el ojo del alma descubre á la vez toda la magestad y toda la miseria de esta criatura predilecta que como angel caído arde en el fuego calzinador, que se titula malamente civilizacion.

Cierto es que el no menos fecundo novelista francés Eugenio Sue con su pluma poética logró ya una vez patentizar la carcoma anterior que devora esos círculos sociales, tan seductores mirados desde sus estremos, pero que tanto hielan al corazon penetrando en su centro. Sin embargo nos atrevemos á afirmar que en la presente novela , Cárlos Dickens ha roto del todo el misterio que encubre tanta agonía. Cada página de este libro magico es una prueba evidente de que las costumbres sociales en su mas refinada ilustracion; cuando no las alienta el aura de la virtud modesta, alma de la verdadera perfeccion humana, hacen al individuo tan ó mas miserable que la estupida fatalidad de la ignorancia. Tal es el pensamiento filosófico del autor. Anatómico profundo, critico severo sin ser mordaz, con la risa y el terror mezclados, análiza una por una todas las fibras de ese corazon inmenso del mundo que se denomina Sociedad!

Conocemos asaz las dificultades insuperables del lenguage original empleado en la mayor parte de esta obra, y tememos no haber logrado nuestro afan de trasladar al idioma español su elocucion con la pureza y ecsactitud que requieren las producciones de su clase; pero nos ha alentado hasta concluir nuestro trabajo, la esperanza en la benevolencia que nos dispensará el lector considerando el gran bien que de todos modos resultará, dando á conocer á muchos de nuestros compatricios una de las joyas mas brillantes de la literatura moderna.

J. J. y C.