Página:Los subterraneos de Buenos Aires - Pedro V. de San Martin.pdf/43

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
43
DE BUENOS AIRES

tísimo, por que desde que la ví, aun cuando no nos hemos relacionado, siempre me fué muy simpática.

 -Gracias...

III


 Preparado ya el terreno, doña Inocencia se dispuso á iniciar el plan de ataque, cuyos fines la habían llevado á estrechar su amistad con la infortunada jóven, y agregó :

 - Sí : en prueba de ello es que he venido no solamente á ofrecerle mis servicios, sinó tambien á proponerle un trabajo para que consiga algunos recursos, por que no le estarán de más, ¿Es verdad, hijita? Yo sentiría ofenderla; pero ¿qué digo? U. no podrá ofenderse: hablo con el corazon en la mano.

 Al oír hablar de trabajo, Sofía se alegró y señalando los ponchos, dijo:

 - ¡Oh! sí! Yo aceptaré con gusto cualquier trabajo, pues está muy escaso: para conseguir estas costuras me he visto en apuros.

 - Y para conseguir eso! - esclamó la vieja indicando los ponchos con aire despreciativo.

 Guardó silencio unos intantes buscando las palabras más á propósito para declararse definitivamente, y profirió:

 - ¡Ah! ese es un trabajo matador que envía todos los años muchas tísicas al cementerio. El que yo voy á proponerle es mucho más fácil y más lucrativo, co-