Página:Mexico as it was and as it is.djvu/304

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
237
UN EXTRAÑO CAZADOR.

adyacente. El barrio, por supuesto, fue cualquier cosa menos fragante; aun expulsando a un par de ovejas, pollos y pavos desde una esquina—organizó nuestras sillas como asientos en el barro— y pronto estábamos disfrutando de un refrescante almuerzo de tortillas y pulque.

Después que pasó la tormenta nuevamente salimos y al llegar a la zona pantanosa, nos divertimos observando las operaciones de Ignacio, en lugar de cazar nosotros las aves delicadas. Después de vagar durante algún tiempo sin cazar, Ignacio finalmente percibió una bandada cien yardas al norte de él. Él desmontó inmediatamente—agitó su mano para permanecer quietos—se agazapó detrás del toro y puso al animal en movimiento, en la dirección de las aves, ambos se acercaron juntos a tiro de bala. Aquí, con un jalón a su cola, la bestia se detuvo y empezó a mascar la hierba insípida tan ansiosamente como si gratificara un apetito con gusto. Ignacio luego lentamente levantó su cabeza a nivel del lomo del Toro y revisó el campo de batalla, mientras las aves nadaban sobre el pantano inconsciente del peligro. Aunque evidentemente dentro de buena distancia de tiro, el tío descubrió que había no precisamente tenía un rango de tiro; y por lo tanto, nuevamente escondiéndose detrás de su muralla, puso al toro en movimiento al lugar necesario. Cuando lo alcanzó, niveló su pistola en la espalda del animal y disparó—¡el honesto Sancho nunca movió la cabeza de la hierba! Varios pájaros cayeron, mientras que el resto de la manada, no viendo nada más que un toro no beligerante, apenas volaron una docena de pies antes de posarse nuevamente—¡y por lo tanto, la bestia conspiradora y el deportista escondido, de tiro a tiro, hasta que casi el rebaño entero fue embolsado!

El resultado del trabajo de la tarde fue un plato abundante, alrededor del cual nos reunimos en la vivienda hospitalaria de L——; y el entretenimiento no menos entretenido de la noche fue una canción del "tío", y un baile salvaje llamado "el Zopilote," que hizo después de varios vasos adicionales de pulque.

13 de octubre. Aunque nuestras investigaciones en este barrio han acabado, hoy no podemos obtener ningún traslado a México. No es un vehículo que se tenga en la ciudad; los barcos no salen hasta mañana, y me siento indispuesto a someterme a la fatiga y la exposición de viaje de un día a caballo sobre las llanuras entre los lagos.

Han resuelto, por tanto, esperar a las canoas Indias y, entretanto, relacionaré algunos bocetos de ruinas interesantes que encuentro en memorandos hechos por mí durante el estudio de diversos autores que han escrito sobre Antigüedades de Estados Unidos y México.

Lo hago, porque las obras en que se debaten estos temas son excesivamente caros, y rara vez se encuentra en este país o en Europa; y además, deseo mostrar cómo completamente la totalidad de este país, en algún tiempo, estaba cubierta con una población activa e inteligente, las únicas pistas de cuya historia sólo quedan las ruinas de su espléndida arquitectura.