Página:Mexico as it was and as it is.djvu/327

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
252
MÉXICO.

en perfecta reclusión y ofreciendo sacrificios expiatorios para los muertos reales que descansan en las bóvedas debajo.

La Villa de Mitla antes se llamaba Mictlán, que significa en la lengua mexicana, "lugar de tristeza;" y, por los Zapotecas, Léoba o "La tumba".

Estos Palacio-Tumbas formaban tres edificios, simétricamente colocados en un sitio romántico. El edificio principal (que todavía está en mejor conservación) tiene una longitud de casi doscientos cincuenta pies. Una escalera conduce a un piso subterráneo de unos cien pies por 30 de ancho, cuyas paredes están cubiertas con adornos, estilo grecas, similar a los que adornan las paredes exteriores representadas en el dibujo. Estos adornos están incrustados en un mosaico de piedras porfídica y se parecen a las figuras encontradas en jarrones etruscos y en el friso del templo del Dios Redicolus, cerca de la gruta Egeria en Roma.[1]

El fragmento grabado representa un rincón de uno de los edificios, y no puede dejar de ver una similitud con algunos de los diseños presentados al público por el Sr. Catherwood, en sus investigaciones más al sur.

Las ruinas de Mitla se distinguen, creo, de todos los restos de la antigua arquitectura en México, por seis columnas de pórfido, colocadas en medio de un gran salón y soportando el techo. No tienen ni bases ni capitales y son cortadas en forma cónica gradual de una piedra sólida bastante más de quince pies de longitud. Las dimensiones de las piedras que cubren las entradas de las salas principales, declaró el Señor Glennie que son como sigue:

Largo. Ancho. Grueso
1 19 pies 6 pulg. 4 pies 10 pulg. 3 pies 4 pulg.
2 18 " 8 " 4 " 10 " 3 " 6 "
3 19 " 4 " 4 " 10½ " 3 " 9 "

El Sr. De Laguna descubrió, entre las ruinas, algunas curiosas pinturas de trofeos de guerra y sacrificios; y Humboldt observa, que la distribución de los apartamentos en el interior de este edificio presenta similitudes sorprendentes con los monumentos del Alto Egipto, según lo descrito por el Sr. Denon y el savans del Instituto del Cairo. "Comparando la grandeza de estas tumbas con la mezquindad de los asentamientos de la raza antigua, " dice el Barón, "podriamos exclamar, con Diodoro Sículo, que hay gente que erigia sus monumentos más suntuosos solo para sus muertos, considerando la existencia ¡como muy corta y transitoria para que valiera la pena hacer construcciones para los de vivos!"[2]

Fue lo mismo en Egipto. El más allá y no el presete, tomaba los corazones de su antigua raza. En México, el templo para el culto y la tumba de reposo final, parecen haber sido laprincipal atención de las

  1. El lector encontrará una planta de estos restos en "Antigüedades de América" de Delafield–pagina 55, tomada del Atlas del Barón Humboldt.
  2. Ver Humboldt, vol.ii, página 386, y sig. Edición de París, 1811.