Página:Mexico as it was and as it is.djvu/401

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
320
MÉXICO.


aumentarían la cantidad de sobornos y corrupción, pero no aumentarían los ingresos con una suma equivalente a su salario!".


DEUDA NACIONAL.

La deuda nacional de México es una de considerable importancia y puede ser dividida en dos grandes clases de deuda Extranjera y Doméstica.

La Deuda Doméstica asciende a $18,560,000; y en 1841 la aduana estaba hipotecada a pagar esta cantidad, en las siguientes subdivisiones:

17 por ciento de Aduana a deuda de - - - - - - -        $2,040,000
15  "  "  " - - - - - - -        410,000
12  "  "  " - - - - - - -        2,100,000
10  "  "  " - - - - - - -        3,100,000
8  "  "  " - - - - - - -        1,200,000
10  "  " Fondo de deuda de Tabaco.        9,700,000
16½  "  " Interés en deuda Inglesa.
10  "  " Fondo de Cuartel.
98½        $18,550,000
¡Balance libre del Gobierno!
100

La Deuda externa es aún mayor que esto; y (incluyendo lo de arriba,) estableceré que toda la responsabilidad nacional, tal como existía a finales del año pasado:

Deuda Doméstica, - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -        $18,550,000
Deuda a Ingleses, - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -        60,000,000
Reclamos e Intereses de Estados Unidos, - - - - - - - - - - - - -        2,400,000
Cobre a ser canjeado, - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -        2,000,000
Reclamos de Hilaza, - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -        700,000
Prestamo Bustamante, - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -        $500,000
       ---------------
       $84,150,000

Hasta 1841, la totalidad de los ingresos, excepto el 11½ por ciento, fue consignada al pago de $18,550,000, mientras que las restantes reclamaciones fueron totalmente desprotegidas por valores. Poco después de la toma del poder de Santa Anna, él suspendió (por el decreto del 16 de febrero) el pago de los cinco primeros fondos cargados a aduana, como se indica en una tabla anterior pero reservó la apropiación activa para tabaco y la deuda de interés ingleses. Esto, como bien se puede imaginar, creó gran descontento entre las clases mercantiles y entre muchas personas que habían invertido su capital en préstamos del Gobierno, confiando en los ingresos como una promesa solemne de su redención. Santa Anna, sin embargo, resistió el torrente con hombría. Él fue asaltado por legaciones, periódicos e individuos, pero nada lo pudo inducir a ceder en las