Página:Mitos y fantasías de los aztecas.djvu/112

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida


Huitzchilopoztli había sido derrotado, pero la estructura de Tloque Nahuaque y Ometeótl, seguía en pie. Creían que los españoles regresarían a la costa y de ahí irían al Oriente, como en su día se había marchado el mismo Quetzalcóatl. El “imperio azteca” cayó por sus propios errores de origen. No por “la valentía, superioridad tecnológica o inteligencia" de los europeos. Los aztecas labraron su propia caída desde la misma conformación de su poderío, sustentado en la Guerra Florida utilizada como medio para someter a pueblos y hacerlos tributarios, y sobre todo, de modificar la religión y filosofía ancestral del Anáhuac, conocida como Toltecáyotl. El imperialismo mexica y su arrogancia, sembraron muchos resentimientos y odios, que el mentiroso y oportunista de Cortés utilizó para poner a los pueblos enemigos y sojuzgados en su contra.

Tlacaelel se había equivocado y la imposición que hizo del culto a la materia, la guerra y el comercio. Esta trasgresión temporalmente, les dio un poder limitado y efímero, pero finalmente fue lo que los derrotó. El poder del “famoso imperio azteca” de los historiadores hispanistas, no duró más de 81 años. Y su poder fue muy relativo, pues jamás conquistó y sometió a su ideología místico, materialista, guerrera a los pueblos que hoy conforman las regiones: maya, oaxaqueña, guerrerense y lo que se conoce como la zona de influencia de la poderosa cultura purépecha, que

abarcaba la zona conocida como Occidente, en los estados que hoy se llaman, Michoacán, parte de Guanajuato, Jalisco,

112