Página:Mitos y fantasías de los aztecas.djvu/134

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida


arrojarle piedras y flechas que lo hirieron mortalmente, falleciendo poco tiempo después del ataque. Parece claro que Cortés comprendió inmediatamente las funestas consecuencias que tendría lo sucedido. Intentó primero la mediación de Moctezuma, que no dio resultado. Más tarde lucharía por su vida y, después de Otumba, daría comienzo a su última gran campaña: la conquista de Tenochtitlán y la destrucción de su poder.” http://es.wikipedia.org/wiki/Noche_triste)

Como puede ver el amable lector, según este texto los causantes de la matanza fueron los aliados indígenas (tlaxcaltecas y totonacas), que “le mintieron” a Alvarado y éste “se tuvo que defender”, descabezando “la posible rebelión” y fueron los indígenas los que mataron a “decenas de mujeres y niños” por su “inextinguible” odio a los mexicas. Totalmente falso y carente de la más mínima veracidad histórica, ya que en la fiesta no había niños y es la misma versión justificadora de la Matanza de Cholula, “los indios y solo los indios fueron los causantes de las matanzas”. El otro punto es que los anahuacas, fueran mexicas, tlaxcaltecas o totonacos no tenían en su cultura el matar en la guerra. Aún en la misma batalla de Tenochtitlán, en una ocasión Cortés cayó en manos de los guerreros mexicas y no lo mataron en el lugar, como lo querían llevar prisionero los europeos pudieron recatarlo con vida.

La otra mentira es que la matanza se produjo cuando Cortés esta en Veracruz y que cuando entró en la ciudad de Tenochtitlán los guerreros mexicas, que estaban cercando a Pedro de Alvarado y sus cómplices, corrieron a esconderse en sus casas y la ciudad quedó desierta. Que solo salieron cuando Cortés estaba a resguardo en el Templo Mayor.

Totalmente falso. Otra de las fantasías colonizadoras. La verdad es que por lógica, Cortés regresó de Veracruz y él mismo fue quien ordenó la Matanza del templo Mayor. Dar la orden de iniciar la matanza no podía ser dada por Alvarado

134