Página:Mitos y fantasías de los aztecas.djvu/145

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida


Los europeos con la fuerza y el poder económico y político, sea ayer en la Colonia de los gachupines o en nuestros días, con el periodo neo colonial de los criollos, siempre han impuesto sus proyectos ante la resistencia de los pueblos anahuacas, que en estado indefensión total, lo único que tienen para defenderse es la corrupción y la resistencia silenciosa.

“De ésta forma; la Ley, las Instituciones y las Autoridades, casi nunca han basado sus cimientos en lo que el Dr. Guillermo Bonfil Batalla llamara “EL MÉXICO PROFUNDO”. Casi siempre las leyes, las instituciones y las autoridades, han sido botín de lucha o dádiva de la gracia de un poder colonial mayor, que momentánea o circunstancialmente sirve para intereses personales de poder o enriquecimiento, pero que, casi siempre ha estado alejado de las aspiraciones, tradiciones y valores más profundos, de los millones de mexicanos que han vivido a lo largo de milenios, en lo que hoy conforma el territorio nacional.” (La Corrupción en México como una estrategia de resistencia cultural. Guillermo Marín. 2001.)

Corromper el sistema colonial y después el proyecto criollo de país, ha sido una de las armas invisibles en esta lucha de resistencia cultural de los pueblos ocupados del Anáhuac. Corromper la ajeno y mantener incólume lo propio. “si, pero no”. Esa ha sido la velada estrategia de resistencia, la cual ha sido muy efectiva, dado que los criollos han demostrado ampliamente en la historia de “su país”, la incompetencia e incapacidad, no solo para gobernarlo, sino para desarrollarlo y

145