Página:Noli me tángere (José Rizal).pdf/92

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página no ha sido corregida
90
JOSÉ RIZAL

imitada, en que clavan palillos para dientes, primorosamente cortados por los presidiarios en sus horas de descanso. Figuran abanicos, ramilletes de flores, aves, todo tallado de una sola pieza de madera. A los lados de esta piña, que llaman palillera, levántanse, sobre fruteros de cristal, pirámides de naranjas, lanzones, ates, chicos y también mangas, á pesar de ser el mes de Noviembre. Después, en anchos platones, sobre papeles calados y pintados con brillantes colores, se ven jamones de Europa y de China, grandes pasteles en forma de Agnus Dei ó de paloma, pavos rellenos y otros manjares. Y entre los aperitivos, frescos de acharas con caprichosos dibujos hechos de la flor de bonga, y otras legumbres y frutas cortadas artísticamente y pegadas con almíbar á las paredes de los garrafones.

Límpianse los globos de heredándose de padres á hijos; se hacen brillar los aros de cobre; se desnudan las lámparas de petróleo de sus fundas rojas, que las libran de moscas y mosquitos durante el año. Al mismo tiempo que estas venerandas lámparas, salen también de sus escondites las labores de las jóvenes: trabajos de crochet, alfombritas y flores artificiales; y aparecen antiguas bandejas de cristal, cuyo fondo figura un lago en miniatura con pececitos, caimanes, moluscos, algas, corales y rocas de vidrio de brillantes colores. Estas bandejas se llenan de puros, cigarrillos y diminutos buyos, torcidos por los delicados dedos de las solteras.

El suelo de la casa brilla como un espejo; cortinas de piña ó jusi adornan las puertas; de las ventanas cuelgan faroles de cristal ó de papel de colores; la casa se llena de plantas y tiestos colocados sobre pedestales de loza de China; hasta los santos y reliquias se engalanan, se les sacude el rio, que han venido