Página:Origen de las especies por medio de la selección natural.djvu/385

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página no ha sido corregida

AUSENCIA DE VARIEDADES INTERMEDIAS 369 tos que examinar, apenas es posible enlazar dos formas por variedades intermedias, y de esta manera probar que son de la misma especie, hasta que se reune un gran número de ejemplares de diferentes lugares; y en las especies fósiles rara vez puede hacerse esto. Quizá comprenderemos mejor lo im- probable de que nosotros podamos enlazar las especies por es- labones fósiles, numerosos, delicados é intermedios, si nos pre- guntamos á nosotros mismos por ejemplo: ¿podrán los geólo- gos del porvenir demostrar que nuestras diſerentes castas de vacas, ovejas, caballos y perros descienden de un solo tronco, ó de varios troncos primitivos, ó tambien si ciertas conchas marinas que habitan las costas de la América del Norte, cla- sificadas por algunos conchólogos como especies distintas de sus representantes europeos, y por otros como variedades so- lamente, son realmente una cosa ú otra? Esto podria averi- guarlo el geólogo futuro únicamente, descubriendo en un es- tado fósil numerosas gradaciones intermedias; y que llegue á conseguir esto, es improbable en el más alto grado. Se ha afirmado una y otra vez, por escritores que creen en la inmutabilidad de las especies, que la geología no tiene for- mas de enlaco. Esta afirm ion, como lo veremos en el capi- tulo próximo, es ciertamente errónea. Como Sir J. Lubbock lo ha notado, «cada especie es un lazo entre otras formas próxi- mas.» Si tomamos un género que tenga una veintena do espe- cies recientes y extinguidas, y destruimos las cuatro quintas partes de ellas, nadie duda de que las restantes serán entre sí mucho más distintas. Si son las formas extremas del género las destruidas, el género mismo se distinguirá más de otro género próximo. Lo que las investigaciones geológicas no han revelado es la existencia anterior de gradaciones infinitamento numerosas, tan delicadas como lo son las variedades existen- tes, y que enlacen casi todas las especies que se han extin- guido con las que existen. Y no debia de esperarse otra cosa; no obstante, esto ha sido repetidamente presentado como la objecion más sória contra mis teorías. Bueno será resumir las observaciones anteriores acerca de las causas de imperfeccion en el registro geológico, y vamos á hacerlo con una hipótesis. El Archipiélago Malayo es, sobre poco más o menos, igual en tamaño á Europa desde el Cabo Norte al Mediterránco, y desde Inglaterra á Rusia, y, por lo 24