Página:Our Sister Republic - Mexico.djvu/502

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
486
LLEGADA DEL EUGENIA.

los números anteriores. Entre los comerciantes hay desánimo y tristeza, y entre la población en general, más incertidumbre en cuanto al futuro, apatía o descontento real, de lo que vi en cualquier otro lugar en la República.

Fui con la multitud un día, al ver la llegada de un vapor de cabotaje—todo el mundo en Veracruz va al muelle a ver vapores, grandes o pequeños, llegar. La llegada fue del pequeño bote cuadrado con rueda lateral, Eugenia, de Tlacotalpan— y la carga y el vapor fuertemente me recordó, de la descripción del buque de comercio Yanqui que Marryatt en una de sus novelas, describe tan vívidamente. Me refiero a la nave que encontró saliendo de las Antillas, cuyo capitán vendió su palo a un corsario francés, y luego envió al corsario inglés a una trampa, diciéndole que solo había un buque francés en lugar de dos, y la fuerza tan pequeña y sin preparación que resultaría perfectamente seguro atacarlos cuando estuvieran anclados en reparación. El vapor puede ser posiblemente de cien pies largo y alrededor de la mitad de ancho, con una proa tan parecida a la antigua popa del hombre de guerra, que hacia dudoso saber si navegaba mejor "de punta" o "de lado".

Una variada lista de pasajeros y carga mixta había sido recogida a lo largo de la costa. Los pasajeros eran de todos los colores y nacionalidades, y entre como setenta y cien en número. Aproximadamente la mitad, parecían tener complexiones desastrosamente afectadas por fiebres de la costa y enfermedades malarias. En cuanto a la carga, comprendía un poco de todo. Cajones de pollos vivos, grandes jarras de barro para agua potable, racimos de plátanos y plátanos machos, rollos de pieles de tigre, pacas en