Página:Our Sister Republic - Mexico.djvu/523

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
505
EL RANCHERO Y SU CERDO.

El cerdo así forzado, insistía en viajar, principalmente con las dos piernas de un lado, lo que naturalmente le obligaba a moverse en círculo, en lugar de avanzar en línea recta. Como el círculo no se hacia más grande ni más pequeño al avanzar el día, era evidente que ni el hombre ni la bestia se acercaban más a casa, o al mercado. Nunca se le pareció ocurrir al hombre que si cambiara la reata y el olote de mano de vez en cuando, el cerdo podría ser inducido también a cambiar sus tácticas, y tomar una línea de avance práctico y progresar, en lugar de la línea de belleza, que nos conduce, prácticamente, a ninguna parte, después de todo. Las posibilidades son que el hambre o el dulce deseo restaurador del "sueño, de la cansada naturaleza " etc., en el momento de plenitud inducida por un cambio de tácticas en una parte o la otra; ¿pero cual ? ¿Es la resistencia del hombre igual a su apego por "las cosas del país" y demostrar ser demasiado para el cerdo? ¿O la obstinación proverbial del cerdo cansaba al hombre? ¿O cada uno mantuvo su posición, y ambos están destinados a caminar en círculos y alrededor de esa colina solitaria donde les dejamos, a través de los ciclos interminables de la eternidad? Debí haberme quedado y ver el final; pero un dolor vacío dentro de mí hizo irme, y no me quedé; ¡desearía haber dejado que me doliera!

La otra duda es más triste, y aún más dolorosa. Al bajar por ferrocarril de Paso del Macho a Veracruz, vimos desde la de ventana del que había sido el coche imperial de Maximiliano, una escena en la carretera que me pegó más cerca del corazón, y llenó mi alma con tristeza y una duda totalmente insondable.

Un pobre y viejo corcel—que puedo haber llevado a Santa Anna y sus fortunas en su día, o mejor servido el mundo jalando un carro de volteo para un grupo nivelando la vía del ferrocarril—lo dejaron para morir. Los Zopilotes