Página:Pensamientos (Rousseau) - Tomo II.djvu/125

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
(121)

tal á sus semejantes, y esto no es menos cierto en lo propio que en lo figurado.

 Si soló se tratase de mostrar á los jóvenes la máscara del hombre, no habria necesidad de hacerlo, porque harto la verian siempre; pero pues que la máscara no es el hombre, y no queremos que se dejen engañar por su barniz, al pintarles los hombres, pintadselos tales como son, no para que los aborrezcan, sino para que los compadezcan: á mi parecer este es el mas juicioso sentimiento que puede el hombre tener sobre su especie.

 El Ser Supremo ha querido honrar en todo á la especie humana: dando al hombre pasiones sin límites, le da ni mismo tiempo la ley que las regla, para que sea libre y pueda mandarse á sí mismo: entregandole á pasiones inmoderadas, junta á estas pasiones la razon para gobernarlas: dando á la muger deseos ilimitados, junta tambien á estos deseos el pudor para contenerlos. Para colmo de todo añade aun una recompensa actual al buen uso de sus facultades, á saber, el placer que se esperimenta en las cosas honestas cuando ellas reglan sus acciones.

 Dicen los hombres que es corta la vida, y yo veo que ellos mismos hacen lo que pue-