Página:Pensamientos (Rousseau) - Tomo II.djvu/140

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
(136)

miento; ¿pero quien es el que conoce la otra estremidad? Cada uno adelanta mas ó menos segun su genio, su gusto, sus necesidades, sus talentos, su celo, y los motivos que tiene de abandonarse á ella. No sé que ningun filósofo haya sido todavía bastante atrevido para decir: he aquí el término adonde el hombre puede llegar y del que no podría pasar. Ignoramos lo que nuestra naturaleza nos permite ser: ninguno de nosotros ha medido la distancia que puede haber entre un hombre y otro. ¿Cual es el alma baja á quien jamas inflamó esta idea, y que en su orgullo no se dice á sí misma alguna vez: ¡Cuanto he pasado ya! ¡cuanto puedo aun alcanzar! ¿Por que mi igual iria mas lejos que yo?


GRANDEZA DEL HOMBRE.


 El hombre es el Rey de la tierra que habita; pues no solamente sujeta y domina á todos los animales, y dispone por su industria de los elementos, sino que es el único sobre la misma tierra que sabe tambien disponer de ella, y aun apropiarse los astros