Página:Pensamientos (Rousseau) - Tomo II.djvu/196

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
(192)

dado de sí misma para no ocuparse mas que de él, deberíamos apresurarnos á ahogar á este miserable como un monstruo indigno de ver la luz del dia.

 El mejor educado de entre nosotros es el que sabe soportar mejor los bienes y los males de esta vida; de que se sigue que la verdadera educacion consiste mas en ejercicios que en preceptos.

 Si naciesen los hombres apegados al suelo de un pais, si durase todo el año una misma estacion, si cada uno pudiese sujetar su fortuna de modo que jamas pudiera mudarse, en este caso, pues, la práctica de la educacion establecida seria buena bajo cierto respecto: educado el niño para su estado, no saliendo jamas de él, no podria estar espuesto á los inconvenientes de otro; pero en vista de la instabilidad de las cosas humanas; en vista del espíritu inquieto y revoltoso de este siglo, que á cada generacion todo lo trastorna, ¿puede concebirse un método mas insensato que el de educar á un niño como si jamas hubiese de salir de su cuarto, y como si debiese estar siempre rodeado de su familia? Si este desgraciado da un solo paso sobre la tierra, si baja un solo