Página:Platón - La República (1805), Tomo 1.djvu/298

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
(212)

^(3)  A orar. Cinco puntos insinúa Platón en la introduccion de este diálogo, que son como otras tantas piedras fundamentales sobre que se sustenta una república; a saber, las solemnidades sagradas, la amistad, la prudencia y consejo de los ancianos, el afecto moderado de las riquezas y la utilidad de ellas para sostener los derechos de la verdad, compañera inseparable de la justicia. En este primer punto, con la oracion y la adoracion, sacrificios y votos de los asistentes a las solemnidades sagradas, se indican la piedad y religion, dos firmes fundamentos del estado y de la justicia y demas virtudes necesarias a la sociedad; añadiendose a estos como tercero la esperanza de los premios y temor de las penas, que acaso es el mas poderoso de los tres para contener la multitud.

^(4)  Diosa. Creese comunmente que se trata aquí de Minerva, llamada en Atenas por antonomasia la diosa: pero mas bien se puede creer con Orígenes que habla aquí Platón de Diana, en cuyo honor se celebraba la fiesta que dio motivo a Sócrates y a una multitud de atenienses para bajar al Pireo. A causa de esto en la pompa, ó procesion se hace mencion de los traces que estaban a sueldo de los atenienses para custodiar el puerto, y que honraban a Diana con el nombre de Bendis; de donde esta fiesta es llamada por Thrasimaco al fin de este coloquio, Bendideia. Muy parecida era a la de los Bacanales, y segun Proclo, se celebraba el diez y neve del mes Targelion, que corresponde a parte de nuestros meses Mayo y Junio. Su institución declaraba, que se aplicaria por los dioses presidentes de la fiesta, la aversion exterior que manifestaban los griegos a todo descendiente de raza de bárbaros. Sin duda la introdujeron allí los traces conforme al uso y costumbre de su país, y adoptaronla en tiempo de Platón los atenienses por extremo celosos de todo lo extrangero, hasta de los dioses de los bárbaros; de modo que por temor que alguno de ellos se quejase de que le despreciaban, levantaron tambien ara al Dios desconocido.

^(5)  Procesion. En griego pompe. Ceremonia pagana