Página:Platón - La República (1805), Tomo 1.djvu/309

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida

^(30)  Mas injustos. Por este modo de conversar se descubre fácilmente, que Sócrates no hace aquí mas que divertirse, y que no tiene otro objeto que el de convencer á Polemarco de su ignorancia en el asunto que se trata. Pero como esta jocosidad podria fastidiar al lector sério, que busca otra cosa muy distinta en Platón, que el ver á los sofistas prendidos en sus propias redes; me parece del caso advertirle que este tono burlon é irónico de Sócrates no se estiende mas allá de este primer coloquio, y que en los otros nueve trata su asunto á fondo, con toda la gravedad que se merece. Grou.

^(31)  Dañar á nadie. Ya comprehendió Platón por las luces de su despejada razon natural que nunca podria ser accion de justicia dañar á nadie, aunque fuese su enemigo. De gran numero de males se verian libres la humanidad y en general todos los estados, si sus individuos cuidasen, cada qual por su parte, de gobernarse por eestos principios, desterrando de su corazon la venganza. Pero como esto es muy dificil siempre que se abrigue en el corazon humano el resentimiento del agravio y ódio á la perona que le causó; por eso el sábio médico de las almas nuestro maestro Jesu-Christo nos mandó, que amasemos á nuestros enemigos, é hiciesemos bien al que nos aborrece, con cuya divina y saludable máxima puesta en práctica, se cortarian de raiz un infinito número de disensiones, pleitos voluntarios, pérdida de honras, calumnias, muertes y otras mil atrocidades.

^(32)  Bias. Natural de Priene ciudad de Caria, uno de los siete sábios de la Grecia, y segun algunos antiguos el mas sabio, que florición ácia los años 608 ántes de Jesu-Christo. Empezó á darse á conocer por el rescate de algunas doncellas cautivas, y se le atribuyen muy buenos dichos. Durante el sitio de su pátria, preguntado, por qué solo él se retiraba de la ciudad sin llevarse nada, respondió: todo lo llevo conmigo. Siendo ya muy anciano abogaba en una causa, y habiendo enmudecido como para reposar, apoyó la cabeza sobre su nieto y espiró en esta disposicion. Sus conciudadanos le consagraron un templo.