Página:R.E.-Tomo VIII-Nro.29-Id.02.djvu/1

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida





AL INAUGURARSE SU ESTÁTUA EN SALAMANCA. [1]


¡Qué bien que conociste
el Amor soberano,
augustino León, Fray Luis divino!


«¡Gloria!» las arpas, los salterios «¡gloria!»
resuenen por doquier... ¡Ved al Poeta
surgir triunfante, coronado atleta
del seno de la noche mortuoria!
¡Él es ! —Un sueno de dolor han sido
trescientos años de pasada historia...
La tumba en pedestal se ha convertido,
y el pedestal en cátedra... ¡Silencio!
¡León, libre otra vez, como algun dia,
sube al alzado puesto,
mira al concurso con afable calma...
la multitud le aclama como entonce...
y, con acento que percibe el alma,
«Decíamos ayer...» prorumpe el bronce.



¡Él es, que torna á la vital arena,
no ya del fondo de prisión impia,

  1. Esta poesía ha merecido el honor de ocupar el primer lugar en el Álbum dedicado al Maestro Fray Luis de Leon, con motivo de la estatua que se le erigió en Salamanca el dia 25 de Abril próximo pasado.