Página:Reusmann paginas inmortales.djvu/42

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página no ha sido corregida

58 PAGINAS INMORTALES

santas y generosas, se han perdido en la lébregu noche de los tiempos! Una que otra apenas se re- cuerda, trasmitida de padres :1 hijos eomo legado glorioso de una época que ya pasé, pero que vivira, por siempre en el corazén y en la mente de los ar- gentinos.

Evoquemos, entre tanto, en estas pobres paginas, los noinbres al menos de esas madres sublimes y abnegadas que recuerda la tradicion.

El priniero que acude a 10s cantos de la pluma, es el de la Sefiora Tiburcia Haedo de Paz, dama perteneeiente a la mejor aristocracia cordobesa, quicn en 1810 presenté con varonil entereza sus dos hijos, José Maria y Julian, a1 servicio de la Patria, cuando 2'1 ésta le era mas necesario el esfuerzo co- mfin para sostener la sagrada causa americana. Ya. sabemos cémo el primero de ellos llegé :1 ser e1 pri- mer tactico de Sud América: General Don José Maria Paz.

Dofia Margarita Arias de Correa, es otra matro- na que se distinguio en el mismo sentido que la an- terior. Retiro sus dos hijos del col-egio y los pre- sento al gobierno en calidad de soldados. Durante la sublevaeion del General Quiroga fueron victimas de la guerra civil.

Dofia Francisca Silveira de Ibarrola, es digna también de recordacion. Viuda ya en 1810 y tenie-n- do el mayor de sus hijos en el ejército, se presento 1'1 ofreeer “el finico que le quedaba, para el servicio de la Junta”. Desde ese momento tomé Ias armas. _v fué el después Coronel Amadeo Ibarrola.

Accién igual cometié la esposa de Don Juan Sil- verio Arriola, ofreciendo “a su hijo José Nicolas (después Coronel de la Nacién), para el servicio