Página:Reusmann paginas inmortales.djvu/9

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página no ha sido corregida

PREFACIO

En la série larga de las edades del man- do 3' del hombre, la mujer ha Sl(l0 siempre la blanca _y e.s‘1)lend0r0.s'a corona de flores, de gloria. _y de luz con que las naciones han adornado sa frenle.

Ella foe’ Jllaria concibiendo Li Je.9z2.s que de- .l)ia regenerar al mundo.

Ella faé Sajo, muriendo enlre las ondas amargas (lel Leucacles para ahogar alll su tormenlo _)* (tonservar su oirtud.

Ella fué Teles1'Ia que salvo’ sapneblo natal, atacado por Cloornelles, poniéndosc (i la Cabe- za (le las mujeres arrnmla.s'.

Ella fué Jndil que expzzs-0 su oida por Ii- bertad (2 su palria, cortando la cabeza (le Holofcrnes.

Ella fzzé Cornelia, la madre (lo los Gracos -que dieron, como los E.spartano.s-, {an grandes rjemplos do abnegacitin al orbe.

Ella faé, en fin, Estllel’, Sem1'I'(in1i.s', Dél)0- ra, Cleopatra, Lucrecia, Juana (le Arco, Ja- neque0,—eslrella.s' lunlinosas qua brillarzinpor .-:lemprc en el cspacio (le la His-loria, ilmni- namlo can #113 cleslellos el camino clel hombre que bu.s-ca su luz...

Y aqul en América, (;que ha sido la mu- ‘jer?

/L0 ha sido todo.’

Buscaclla daranle la época (la la conquista, o’ en las I7/wa.s'iones, 3* la hallareis osada, in- Jrépirla, auasalladora.