Página:Rosario de sonetos líricos.djvu/126

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada

122


LVI
LA ENCINA Y EL SAUCE




Chi l'ombre indusse del piangente salcio
su' rivi sacri? ti rapisca il vento
de l'Apennino, o molle pianta, amore
d'umili tempi!

Qui pugni á verni e arcane istorie frema
co'l palpitante magio ilice nera, a cui d'allegra giovinezza il tronco
Pedera veste.

CARDUCCI. Alle Fonti del Clitumno. [1]


La inmoble encina al cielo inmoble alza redonda
la copa prieta que ni cierzo fiero riza
mientra el sauce llorón en el agua huidiza
la cabellera tiende hundiéndola en la onda.

Van sus hojas de otoño del río en la ronda
hacia el mar en que el río vencido agoniza
y al llegar del invierno los cielos ceniza
menea su manojo de varas sin fronda.

  1. Ver explicación en Epílogo y notas.