Página:Rosario de sonetos líricos.djvu/162

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida

158

LXXV

CIVILITAS




Heródoto III, 80. [1]
El pensamiento inicial es de Quevedo.




La envidia de morder nunca se sacia
pues no come; por eso es que no engorda,
y á la pobre alma á la que sola aborda
de puro soledad la pone lacia.

Mas si su hiel en muchedumbre vacía
de gratitud al llamamiento sorda
suele dejarla y la convierte en horda,
que ella es la madre de la democracia.

  1. Ver explicación en Epílogo y notas.