Página:Sesiones de los Cuerpos Lejislativos de Chile - Tomo XVI (1828).djvu/186

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
180
CONGRESO CONSTITUYENTE

mentó para ponerlo al frente a esperar la muerte, porque no quiero la disminución de los habitantes de Chile sino su aumento. Los militares se mantienen en su cuartel, i en otra casa separada ha formado Unióla el de algunos cívicos con el armamento i municiones que el Intendente Castro tenia guardados i custodiados con su batallón. El remedio del señor Vice-Presidente espera Colchagua como sumisa i consecuente siempre a sus disposiciones, a cuyo fin me dirijo, no habiendo podido hacerlo ántes por la magnitud i creces de esteros i rios por el presente temporal.

El mayor dolor que han esperimentado los ciudadanos en este asunto es la tiranía con que les han tratado los oficiales del batallón Maipú comprendidos en la revolución actual. ¿Quién les ha dado derecho para deponer a un Intendente colocado por la supremacía i un Cabildo elejido por el departamento convocado al efecto? ¿Son ellos acaso los que reúnen la voluntad jeneral? ¿Sostiene la patria ejército para el sacrificio de sus hijos? ¡A qué cansar con reflexiones que el mas intonso debe hacer a primera vista!

En cumplimiento de mi ministerio, i a nombre de Colchagua, tengo la honra de poner en conocimiento de V. S lo acaecido para la resolución suprema, ofreciéndole todo mi aprecio.

Riberas del pueblo de San Fernando, Junio 30 de 1828. —José Clemente Ramírez Baeza, Gobernador Departamental. —Señor Ministro de Estado en el Departamento del Interior.

Por olvido no habia espuesto a V. S. que el comandante principal de milicias queda incomunicado del mismo modo que el Intendente, i se han dado órdenes para tomar vivos o muertos a los ciudadanos que han fugado. Acabo de saber igualmente que el departamento se empieza a mover en contra de los anarquistas. —Ramírez Baeza. —Es copia. —Rodríguez.


Núm. 187

He recibido la nota de Ud. en que me comunica la órden de pasar inmediatamente a reunirrae al Congreso por haberse admitido la renuncia del propietario don José Antonio De Huici. La interrupción de las tareas, a que por obligación estoi consagrado en este establecimiento i otras concausas, suministraban materia suficiente para una escusa lejítima, pero todo lo sacrificaré en obsequio de las altas consideraciones que debo al pueblo que se ha dignado nombrarme por su representante, i en su consecuencia me pondré al instante en marcha para incorporarme a la Sala.

El que suscribe tiene el honor de ofrecer a Ud. los sentimientos de su mas distinguido aprecio.

Santiago i Julio 3 de 1828. Ventura Marín —Señor Secretario del Congreso Nacional.


Núm. 188

El Diputado representante que suscribe ha oido con asombro la mocion hecha por el ciudadano representante don J. T. Argomedo reducido a que el Congreso resuelva otra vez a la fastidiosa cuestión si considera o nó el asunto de mi mocion resuelto benignamente a considerarlo por dos acuerdos al objeto.

El que suscribe se ha sometido reservadamente a las decisiones de la Sala, aunque contrariasen su opinion, las ha sostenido con enerjía; ya resueltas ha respetado en suma el voto de la mayoría, sin buscar argucias ni declinar en sutilezas que si vienen bien en la escuela pegan mui mal a un representante nacional.

En esta virtud, someto a la Sala el siguiente

PROYECTO DE DECRETO

Artículo uníco. —No ha lugar a la mocion del señor Argomedo.

Valparaíso. Julio 4 de 1828. Casimiro Albano.


Núm. 189

Habiendo dado cuenta al Congreso Nacional de la apreciable comunicación de V. E., fecha 3 del corriente, en que participa los últimos acontecimientos de la provincia de Colchagua, acordó se le contestase: que el Congreso habia recibido una tal noticia con el mayor sentimiento; pero que descansaba en que las medidas que le indicaba haber tomado serian suficientes a restablecer el órden i a hacer nacer de nuevo el contento en aquellos habitantes.

El Presidente de la Sala tiene la honra de ofrecer a V. E. el Vice-Presidente de la República las seguridades de su alto aprecio.

Valparaíso, Julio 5 de 1828. —Al Excmo. Señor Vice-Presidente de la República.