Página:The Poem of the Cid WDL7339.pdf/4

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página no ha sido corregida


De los ojos tan fuertimiente llorando.
Tornaba la cabeza, estávalos caçando.
Vio puertas abiertas e uços sin cañados,
alcándaras vazías, sin pielles e sin mantos,
e sin falconese, sin adtores mudados.
sospiró mio Cid,ca mucho avié grandes cuidados,
fabló mio Cid bien e tan mesurado:
¡Grado a tí, Señor, Padre que estas en lo alto!
¡Esto me an buelto myos enemigos malos!
Allí piensan de aguijar,allí sueltan las riendas.
A la exida de  Bivaro vieron la corneja diestrae
entrando a Burgos viéronla siniestra.
Meció mio Cid los ombros o en grameo la nalta:
¡Albricia, Álbar Fáñez,ca echados somos de tierra!
Mio Cid Ruy Díazpor Burgos entró
en su conpaña sessaenta pendones