Página:Viaje en las rejiones septentrionales de la Patagonia.djvu/212

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
— 194 —

Pasé el boquete, ya todo se cubria de nieve, algunos dias mas, i la nieve nos detenia prisioneros en la otra banda. A la noche alcancé a Arsquilhué, todos los rios estaban crecidos, apenas se podian vadear los dos grandes rios entre Maihué i Arsquilhué.

Lenglier i Cárdenas se quedaron atras i durmieron en Chihuihue.

20 de marzo.—A las tres de la tarde Lenglier i Cárdenas llegaron a Arsquilhué. Cuando llegaban, el cielo estaba surcado de relámpagos i el aire retumbaba con los truenos que repetian los ecos de la cordillera. Habia llovido mucho mientras que caminaban; gracias a que mi herbario estaba bien envuelto en las huaralcas, no se mojó. Allí encontramos a todos nuestros antiguos conocidos, Ehijo, Prieto, Matias Gonzalez i la interesante Manuela su hija, que tenia todavia que esperar el verano siguiente, para volver a ver al ilustre Juan chileno.

21 de marzo.—Descansamos en Arsquilhué.

22 de marzo.—Salimos de Arsquilhué i alcanzamos a Dollingo en donde hallamos a don Fernando Acharan que celebró mucho nuestra vuelta. Se hicieron muchas sangrias al famoso tonel de chicha, de cuarenta arrobas de capacidad que hace el ornamento de su salon.

23 de marzo.—Don Fernando Acharan no quiso dejarnos salir este dia, descansamos bien i nos familiarizamos poco a poco con el comfort de la vida civilizada que habiamos olvidado en la otra banda.

24 de marzo'.—Llegamos en la tarde a Arique en donde nos recibió mui bien don Ignacio Agüero. Como en la mañana siguiente debiamos entrar a Valdivia, fué preciso quitar nuestros trajes de Pehuenches que hubiesen hecho correr tras de nosotros a todos los pilluelos del pueblo i nos vestimos de cristianos.

25 de marzo.—Por la mañana salí con Lenglier i don Lupercio Garcia que estaba en Arique i a las tres entrabamos a esta ciudad, en donde ya habian corrido dos o tres veces la noticia de nuestra muerte.