Página:Viaje en las rejiones septentrionales de la Patagonia.djvu/281

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
— 263 —

una vez hablándoles de la posibilidad de prohibir el paso en caso de que ellos se comportasen mal con los huincas (así llaman a los chilenos) manifestaron sumo disgusto. Otra vez, al decirles que para el año venidero tenia la intencion de hacerles una visita con dos o tres amigos mios que deseaban conocerlos, me dijeron que se alegrarian mucho de alojarlos en sus toldos i que les avisase con anticipacion para prepararles un recibimiento digno de ellos. Otro hecho dirá mas: cuando volví la primera vez de donde los Pehuenches, en la primera parte de la relacion he referido el incidente de la carta que el cacique Huincahual envió al juez de Quinchilca en Valdivia; carta en que se trataba de un pleito entablado entre un Pehuenche i un chileno; pidiendole el arreglo, añadia el cacique "que todos los indios deseaban que en tierra de cristianos se les tratase bien como ellos hacian con aquellos cuando iban a las pampas." Por estos ejemplos, se verá, que esos indios se esmeran en conservar las buenas relaciones con los chilenos. Ademas, es preciso tener presente que los indios Pampas no están en las mismas circunstancias que los Araucanos de Chile, ni tienen tampoco los mismos intereses. Los Araucanos tienen siembras i animales, i al rigor pueden pasarlo bien sin los chilenos que constantemente los hostilizan: los de las pampas no cultivan el campo, no tienen nada con que llenar las primeras necesidades; jeneralmente comen solo carne de caballo; i como son mui aficionados al aguardiente, necesitan de los chilenos que les llevan esos artículos. Siempre, cada año cuentan con disgusto el poco tiempo que falta para que se cierre el boquete que solo es transitable durante cuatro meses del año, i entónces se ven precisados a emprender el largo viaje de un mes para ir hasta al Cármen, con el objeto de vender sus cueros de huauaco i sus plumas de avestruz. Seguramente, si tuvieran a su alcance un mercado mas cercano o comerciantes como podrian serlo los colonos de Nahuelhuapi, renunciarian al viaje a las orillas del Atlántico de donde solo pueden traer cosas mui livianas i de ninguna manera aguardiente, su principal ambicion; i los Tehuelches que vienen desde Magallanes hasta las orillas del Limai con el solo objeto de cambiar a los Pehuenches cueros i plumas por aguardiente. ¿Esos Teliuelches no preferirian un mercado fácil i mas ventajoso sin tener necesidad de pasar el Limai, como seria la colonia de Nahuelhuapi? Los Telmelches por sí solos abastecerian de cueros i plumas a la colonia, artículos que en cuatro dias podian llegar a Puerto Montt. ¿Cómo es que en Chile, en donde la industria desde algunos años a esta parte ha tomado tanto vuelo, no se ha pensado en