Página:Viaje en las rejiones septentrionales de la Patagonia.djvu/51

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
— 37 —

decirlo, corriendo el riesgo de desagradar a los viajeros citados, que, ni este domingo ni los siguientes nos aburrimos mas que los otros dias de la semana. Puede ser que haya sido porque teniamos una vihuela i un flageolet, i que nuestros colegas en peregrinaciones estaban privados de estos dos harmoniosos instrumentos.

A medio dia levantamos el campo Lenglier i yo llevábamos cada uno una mochila militar con unas veinte libras de peso, i unas diez libras mas entre instrumentos i armas; con esta carga emprendimos la marcha i entramos en el llano pantanoso ya citado. Figuraos un vasto anfiteatro, cuyos gradientes estuviesen formadas por las crestas de diversas alturas de montañas, teniendo una puerta sobre el lago de Llanquihue, puerta cuyos pilares monumentales serian el volcan Osorno i el cerro Calbuco, i otra puerta menor en el fondo, que es la abertura del lago de Todos los Santos, abertura por la cual pasa, el rio Petrohue que lleva las aguas del lago al seno de Reloncaví: sobre uno de los costados del anfiteatro, es decir, al pié del volcan de Osorno, se estiende el campo de lavas, verdadera mar de escorias, enteramente parecida a una barrera destinada a protejer a los espectadores contra los caprichos de las béstias feroces, si es que hubiesen béstias feroces para animar este círculo de nueva especie.

El suelo es una tierra esponjosa, mui húmeda, formada por la descomposicion de las lavas del volcan: atravesamos estos pantanos directamente de Oeste a Este; despues de cuatro quilómetros de marcha penosa, porque nos sumiamos en el fango hasta las rodillas i al retirar el pié se formaba un vacio como el que se hace con el émbolo de una bomba, entramos en un pequeño bosquecillo de avellanos i otros árboles enfermizos, sobre un terreno mas seco; atravesamos un quebrada profunda, en donde habia agua estancada; bordeamos el campo de lava, i al fin bajamos a la gran quebrada en donde el Petrohue ha abierto su lecho, i por el cual corren bramando sus aguas espumosas.

La playa del lugar en donde debíamos pasar la noche, está formada de una arena fina i negra, que parece provenir de la trituracion de las escorias. Un torrente que viene del Osorno hasta echarse en el rio, ha cavado violentamente su pasaje, cortando unas barrancas a pico; troncos de árboles jigantescos se encuentran desparramados en el lecho. En el punto en donde se junta al Petrohue, las aguas del torrente han desnudado rocas basálticas perpendiculares, i del otro lado del rio se levanta una cuchilla de 500 metros de elevacion, que, bordeando el torrente, sigue para el lago de Todos los Santos. En la tarde tuvimos lluvia.