Parnaso español (Sonetos 251 al 300)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda



Parnaso español (Sonetos 251 al 300)


de



Filigrana.svg

Índice


CDXVII a: A las sillas de mano cuando van acompañadas de muchos gentilhombres

CDXVII b: Mujer puntiaguda con enaguas

CDXVIII a: Hastío de un casado al tercer día

CDXVIII b: Casamiento ridículo

CDXIX a: Prefiere la hartura y sosiego mendigo a la inquietud magnífica de los poderosos

*****

CDXIX b: Túmulo de la mujer de un avaro que vivió libremente, donde hizo esculpir un perro de mármol llamado «Leal»

CDXX a: Epitafio de una dueña, que idea también puede ser de todas

CDXX b: Desnuda a la mujer de la mayor parte ajena que la compone

CDXXI a: A una fea, y espantadiza de ratones

CDXXI b: Al tabaco en polvo, doctor a pie

*****

CDXXII a: Desacredita la presunción vana de los cometas

CDXXII b: Mañoso artificio de vieja desdentada

CDXXIII a: Calvo que no quiere encabellarse

CDXXIII b: Calvo que se disimula con no ser cortés

CDXXIV a: Felicidad barata y artificiosa del pobre

*****

CDXXIV b: Burlase de la astrología de los eclipses

CDXXV a: Bebe vino precioso con mosquitos dentro

CDXXV b: Al mosquito de la trompetilla

CDXXVI a: Un enfermo a quien los médicos fatigan con la dieta, se burla de su regimiento

CDXXVI b: A un tratado impreso que un hablador espeluznado de prosa hizo en culto

*****

CDXXVII a: Pronuncia con su nombres los trastos y miserias de la vida

CDXXVII b: A Apolo siguiendo a Dafne

CDXXVIII a: A Dafne, huyendo de Apolo

CDXXVIII b: Contiene una grande advertencia a los reyes; conviene a saber: que con ser tan soberanos por la alteza de su dignidad, los que con su obligación no cumplen dignamente, se hacen despreciables en la estimación y en la memoria después

CDXXIX a: Contra Pilatos, juez que pregunta a los acusadores lo que ha de sentenciar

*****

CDXXIX b: A Judas Iscariotes, ladrón no de poquito

CDXXX a: Hechicera antigua que deja sus herramientas a otra reciente

CDXXX b: Ladrón que se despide de sus instrumentos y se recoge a profesión más estrecha

CDXXXI a: Mató un médico su candil estudiando, por despabilarle, y reconoce el candil justa aquella pena por su culpa

CDXXXI b: Médico que para un mal que no quita, receta muchos

*****

CDXXXII a: Insinúa con donaire que las miserias de esta vida dignamente pueden ser motivo de llanto y de risa también

CDXXXII b: Duélese un preso en los términos mismos de sus visitas

CDXXXIII a: La horca se queja de que la dan los que ella merece y no los que la merecen a ella

CDXXXIII b: Huye la casa del campo (donde está el coloso del Señor Rey Felipe III) la competencia del Retiro

CDXXXIV a: Vieja verde, compuesta y afeitada

*****

CDXXXIV b: Refiere la provisión que previene para sus baños

CDXXXV a: Pinta el «aquí fue Troya» de la hermosura

CDXXXV b: Fragilidad de la vida, representada en el mísero donaire y moralidad de un candil y reloj justamente

CDXXXVI a: Hermosa afeitada de demonio

CDXXXVI b: Procura advertir la loca opinión de las piedras preciosas

*****

CDXXXVII a: Un casado se ríe del adúltero que le paga el gozar con susto lo que a él le sobra

CDXXXVII b: Marido paciente, que imagina satisfacerse de su deshonra con hacer a otros casados ofensas

CDXXXVIII a: Justifica su tintura un tiñoso

CDXXXVIII b: Imitación de Virgilio en lo que dijo a Eneas queriendo dejarla

CDXXXIX a: Riesgo de celebrar la hermosura de las tontas

*****

CDXXXIX b: Significa la interesable correspondencia de la vida humana

CDXL: Enseña que las dignidades y puestos altos se suelen ocupar de sujetos indignos e ignorantes

CDXLI a: Diferencia de dos viciosos en el apetito de las mujeres

CDXLI b: Procura también persuadir aquí a una pedidora perdurable la doctrina del trueco de las personas

CDXLII a: Búrlase del camaleón, moralizando satíricamente su naturaleza