Parnaso español 130

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Sepulcro del buen juez Don Berenguel de Aois

(Parnaso español)
 de Francisco de Quevedo


Si cuna y no sepulcro pareciere,
por no sobrescribirme el «Aquí yace»,
huésped, advierte que en la tumba nace
quien, como Berenguel, a vivir muere.


El que la toga que vistió vistiere
y no le imitan en lo que juzga y hace,
con este ejemplo santo se amenace:
el que le sigue su blasón espere.


Falleció sin quejosos y dinero;
enterrole el Consejo y, enterrado,
en él guardo el consejo más severo.


Edificó viviendo amortajado;
no edificó para vivir logrero;
por él nadie lloró, y hoy es llorado.