Pastoral del Doctor Juan Pablo Fretes (20 de junio de 1813)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Esta página forma parte de los Documentos históricos contenidos en Wikisource.



20 de junio de 1813.

Nos el Doctor don Juan Pablo Fretes, Canónigo de Merced de esta Santa Iglesia Catedral, Examinador Sinodal del Obispado, Provisor y Vicario General de Monasterios, etc., etc.

Por cuanto vivimos y estamos íntimamente persuadidos y penetrados de la estrecha unión que reina entre la justa causa dé la libertad americana, la religión católica y la pureza de las costumbres, hemos lamentado en el silencio los progresos del error y de la superstición y declamado en público contra el abuso criminal que hacen algunos Ministros del imperioso ascendiente que les adquieren en las conciencias el terrible tribunal de la penitencia, y que estas victoriosas armas manejadas por estos misántropos obstinados, que establecen una guerra eterna entre la suma bondad, y la felicidad nacional, sirven de apoyo a la tiranía, y sostienen su odioso imperio, mucho más que las falanges sanguinarias de sus viles esclavos.

Por tanto, deseando por lo que a Nos toca, exterminar estas hidras venenosas que con sus pestíferos hálitos osan empañar los sagrados derechos de nuestra política libertad, tan íntima, y mutuamente unidos con los intereses de nuestra católica religión; mandamos, rogamos, y exhortamos a todos los individuos de los monasterios de nuestro cargo, así religiosas como dependientes, que si algún confesor de cualquier clase o condición que sea, vertiese directa o indirectamente alguna expresión contraria a nuestro político sistema, deberán bajo la pena de santa obediencia inmediatamente delatarlo a la Reverenda Madre Abadesa, o Reverenda Madre Priora, quien con sola esta noticia le negará no solamente la entrada al confesionario y locutorio; sí también lo borrará luego al momento de la lista de confesores; arrancando su abominable y detestable nombre de la tabla donde están subscritos, y de haberlo así ejecutado nos lo avisará por oficio para tomar providencias más coactivas contra estos transgresores de los sagrados e imprescriptibles derechos de la religión y la patria. Fijándose este edicto en el coro para inteligencia de todas. Fecho en Santiago de Chile a 20 de junio de 1813.

Doctor Juan Pablo Fretes.