Pensamientos (Guerrero)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pensamientos
de Práxedis G. Guerrero



No hay que asustarse de los medios que se emplean para conquistar la libertad, calificando de barbarie y brutalidad a la acción rebelde. Es absurdo batir el hierro con un martillo de madera, aunque algunos se oponen al sacrificio de unos cuantos conscientes en beneficio de la masa pasiva retardataria.

Los políticos oportunistas e hipócritas quienes quieren cubrir su cobardia y su interés egoísta con los encajes de una civilización que desconocen, haciendo alarde de sensiblería y de histerismo creen sentar plaza de hermanos; cuando en realidad se encuentran moralmente al nivel de tres animales inferiores: la hiena, el cocodrilo y el ratón; porque les gusta comer cadáveres, porque lloran y porque son el azote de los graneros públicos.

La fuerza opresora debe de ser destruida con la fuerza libertadora, sin asustarse de la fatal necesidad de los medios violentos.

Ideales que no marchan hacia la práctica, son ideales; ramánticismos estériles para el progreso del mundo.

Un pensamiento que vuela, necesita una mano enérgica, fuerte, audaz, que abra, así sea despedazándolas, todas las puertas que le cierren el espacio de la realidad.

Morir ... ¿Qué significa morir, cuando la vida es la esclavitud y la vergüenza; cuando ella nos ata, pese a nosotros, a los pies del despotismo? La época actual es un cuadro en el cual no caben ciertas figuras: o aquel se agranda o éstas se despedazan.

Ser arrastrado en el tumulto del rebaño pasivo, y pasar una y cien veces bajo la tijera del esquilador o morir solo como un águila bravía sobre el duro picacho de una montaña inmensa: es el dilema.

Práxedis G. Guerrero

Regeneración, N° 25 del 18 de Febrero de 1911. Los Angeles, California