Por qué, mariposilla

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Por qué, mariposilla
de Mariano José de Larra



¿Por qué, mariposilla,   
volando de hoja en hoja,   
haciendo vas alarde   
ya de inconstante y loca?   

¿Por qué, me di, no imitas    
la abeja que industriosa   
el jugo de las flores   
constante en una goza?   

Advierte que no vaga   
del alelí a la rosa,  
que una entre miles busca    
y una fragante sola.   

Y cuando ya la elige   
hasta exprimirla toda,   
jamás voluble pasa     
sin disfrutarla a otra.   

¿No ves también que el pecho   
de ella liciones toma?   
que así jamás libada   
deje de amor la copa.  

Si en tus cambiantes raros   
el sol que te colora   
deslumbra nuestros ojos   
con tintas mil vistosas;   

¿Por qué, avecilla leve,  
rehúsas voladora   
sola, una flor y un cáliz   
cubrir de orgullo y gloria?   

Para el batir tus alas,   
para en las blancas pomas,  
y en el turgente seno   
de la que el pecho adora.   

Allí una florecilla   
dulce fragancia hermosa   
al seno de mi Fili  
con ambición le roba.   

Vuela, mariposilla,   
que si una vez tan sola   
en sus matices quieta   
de sus delicias gozas.  

No ya más inconstante   
has de querer traidora   
volver a la floresta   
a revolar entre otras.   

Vuela, avecilla, vuela,  
recoge sus aromas,   
y tórnate a mí luego   
y dame cuanto cojas.