Proclama de Santiago de Liniers (25 de Junio de 1807)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Esta página forma parte de los Documentos históricos contenidos en Wikisource.



PROCLAMA.[editar]

Del Comandante General de las Armas de
Buenos Aires D. Santiago de Liniers,
al Ejército de su mando, al siguiente
día de la Revista general que pasó a
las tropas en la tarde del día
24 de Junio del año de 1807.


Ilustres Ciudadanos, alistados para defender vuestro patrio suelo: Cuerpos Veteranos que tantas veces habeis regado con vuestra sangre la gloriosa carrera de las Armas: respetable Cuerpo de Inválidos que con tanta bizarría me habéis pedido armas para sacrificar hasta vuestro último aliento, rechazando a los enemigos de nuestras Patria, de nuestro augusto Culto, y de nuestra felicidad; he visto en la tarde de ayer sobre vuestros semblantes cifrada la victoria. Cuatro mil despeciables enemigos se atreven a insultarnos, fundando su loca presunción sobre la poca energía que nos suponen. Haces que con el escarmiento de su ruina aprendan a respetar con la Europa entera el valor, y la constancia Española. Tengamos presente lo que estas virtudes hicieran executar el día 12 de Agosto del año anterior, y marchemos con confianza de un seguro triunfo bajo los auspicios del Dios de las victorias. Que nuestras voces repitan miles de veces: morir o vencer. Si entre nosotros se hallare (que no me lo persuado) alguna alma debil, que vierta proposiciones de desconfianza o tibieza en nuestro empeño, que se le cambien las armas en una rueca, y que una muerte afrentosa sea el premio de la cobardía, si la hubiese. Pero lejos de mi semejante temor: todos estamos animados de un mismo espíritu. Vuestras esposas, vuestros hijos, vuestros Magistrados descansan en vuestro valor: los Ministros del Señor ofrecen incesantes sacrificios por el feliz suceso de nuestras armas: y no dudo un solo momento que con tan poderosos medios y estímulos, no dejaréis de ceñir vuestras sienes de los laureles que nos estan preparados, y de ser esculpidos vuestros nombres en el Templo de la Fama.


Buenos Aires 25 de Junio de 1807.

Santiago Liniers