Proclama del Comandante de la Expedición Militar Auxiliadora (1810)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Esta página forma parte de los Documentos históricos contenidos en Wikisource.


EL COMANDANTE GENERAL
DE LA EXPEDICION AUXILIADORA
PARA LAS PROVINCIAS INTERIORES,
A SU EXERCITO.

Proclama[editar]


Generosos y esforzados compañeros: quando el superior Gobierno se há servido encomendarame el alto encargo de ser vuestro caudillo, ha contado menos con mis talentos para conduciros, que con vuestro valor, con vuestra constancia, y con vuestro patriotico entusiasmo para superar las dificultades que se nos puedan oponer en la dilatada y penosa marcha que que emprehendemos. Vuestro nombre há penetrado ya hasta los ultimos ángulos de la tierra, y no os admirarán menos por el valor y constancia que siempre habeis manifestado en las gloriosas acciones con que os ha coronado la victoria, que por vuestra moderacion y humanidad en medio de los triunfos. Habeis empleado muchos veces, y siempre con suceso, vuestras armas para con los que osaron atacar el sagrado de vuestra patria; hoy las llevais, por medio de las montañas hasta el corazón del Perú, no para emplearlas en los habitadores pacificos de los Pueblos; en esos hermanos nuestros, que piensan como vosotros, que se hallan penetrados de lso mismos sentimientos de lealtad que inflama vuestros pechos, sino en los obstinados opresores de su preciosa libertad, en esos Xefes mercenarios, que prefiriendo el despreciable interes del mando á la general felicidad de esta parte de la América, han abusado del sagrado nombre de nuestro Monarca desgraciado para introducir la divisió y la discordia entre los pueblos; que tiemblen pues, á vuestra presencia, y se arrepientan para siempre de haber meditado en volver en la esclavitud mas vergonzosa á los mas leales y generosos pueblos de la tierra. Abandonais vuestra patria voluntarios para dar un eficaz auxilio á vuestros hermanos oprimidos, y para conservar por siempre aquellos víntulos sagrados que hoy trata de romper la ambicion desmesurada de algunos enemigos del público reposo; pero tened presente que los ojos de todos los habitantes de la América están fixos sobre vosotros, y que la gloria y el honor de nuesta Patria se halla fixada en vuestra conducta sucesiva: si amais su nombre, y deseais el conservar las glorias que se compraron con vuestra sangare, sea por medio del valor y la constancia en los peligros y fatigas, y por la fraternidad y union para con los oprimidos habitantes de los pueblos que vais á proteger. Una es la causa que á todos nos anima y nos dirige, y unos deben ser los sentimiento. Si constantes en la lealtad y amor al Rey, si prontos y sumisos á la voz de vuestros Xefes, y si poseidos del valor, de la constancia, de la generosidad y honor que siempre os distinguió, volveis triunfantes al seno de vuestra Patria, subirá su gloria hasta las nubes, y vuestro heroico nombre se escribirá en la historia entre el de los heroes inmortales.


CON SUPERIOR PERMISO


Buenos-Ayres: en la Real Imprenta de Niños Expósitos.