Programa ministerial del general Luis Altamirano

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Esta página forma parte de los Documentos históricos contenidos en Wikisource.



Programa ministerial del general Luis Altamirano

5 de septiembre de 1924

El 5 de septiembre de 1924 el General Luis Altamirano pronunció su discurso de Programa Ministerial, como último Ministro del Interior de Arturo Alessandri antes de la intervención militar.

El señor Altamirano (Ministro del Interior).- En momentos de honda ansiedad pública causada por una situación de aguda crisis política y financiera ha correspondido al actual Gabinete asumir las funciones del Gobierno y las responsabilidades que éstas imponen en la hora presente.

El Ministerio se ha organizado obedeciendo a un solo sentimiento, que es el de el amor a la patria y el respeto a sus instituciones. No representan ningún interés de Partido y solamente se inspira en el más alto interés nacional.

Solicita el concurso patriótico de todos los chilenos y en especial de los representantes del pueblo, sin distinción de colores políticos.

El país reclama imperiosamente la adopción de medidas inmediatas para normalizar la marcha administrativa, para poner término a la angustiosa situación de empleados y funcionarios que no perciben la remuneración de sus servicios; para dar satisfacción a los justos anhelos de mejoramiento en la organización del Ejército y otras reparticiones de la administración pública; para que se dicten sin mayor retardo las leyes protectoras del trabajo y del obrero; para restablecer el equilibrio de las finanzas y levantar el crédito el país mediante una ordenada fijación de las entradas y los gastos dentro de un plan de severas economías que no excluya el fomento de la producción y desarrollo de nuestras industrias; para reaccionar, en fin, contra los males que han venido perturbando la marcha del país por el camino de la prosperidad y del progreso.

Obedeciendo, pues, a estos propósitos de bien público, S. E. el Presidente de la República no ha confiado la tarea honrosa y patriótica de dar satisfacción a los anhelos y exigencias de la opinión exteriorizados en forma tranquila y dentro del orden y respeto a las instituciones nacionales, procurando una resolución pronta que devuelva al país su tranquilidad, su vida normal y la confianza en la acción de los Poderes del Estado.

El Ministerio cree llegado el momento de obrar sin dilaciones invocando el patriotismo de los miembros del Congreso y en nombre de los más sagrados intereses de la República presenta la siguiente proposición:

La C. presta su aprobación a los siguientes proyectos:

1º El Proyecto de Presupuestos para 1924 presentado por el Ejecutivo en la forma que se ha aprobado por la Comisión Mixta de Presupuestos y ajustándose estrictamente al último cálculo de entradas de esa Comisión;

2º Los Títulos del Código del Trabajo informados por la Comisión Mixta de Legislación Social, que son: el Contrato de Trabajo, inserto en el Boletín Nº 2697 de la C. de Ds.; Sindicatos profesionales y participación en los beneficios de las industrias, inserto en el boletín Nº 2814 de la C. de Ds.; y Conciliación y Arbitraje.

3º El proyecto de Seguro Social de enfermedad e invalidez que se encuentra con clausura del debate.

4º El proyecto de ley sobre plantaa del Ejército presentado por el Ejecutivo con fecha 11 de Diciembre de 1923; el que modifica la ley de ascensos del Ejército, presentado por el Ejecutivo e inserto en el boletín Nº 86 de la C. de Ds. y el proyecto de ley sobre retiro.

5º El proyecto sobre aumento de sueldos del personal de sub-oficiales del Ejército y Armada, inserto en el boletín Nº 85 de la C. de Ds. con el siguiente agregado: “Se aumentan en un 25% los sueldos y gratificaciones del personal de oficiales empleados y tropa del Cuerpo de Carabineros, fijados en la ley Nº 3655, de 5 de septiembre de 1920” .

6º El proyecto de ley sobre organización de policías y sueldos del personal de que da cuenta el Mensaje del Ejecutivo y que se encuentra en la C. de Ds.

7º El proyecto de ley que reforma la Caja de Retiro del Ejército y Armada en la forma aprobada por la Comisión de Guerra de la C. de Ds.

8º El proyecto que otorga personalidad jurídica a la Fábrica y Maestranzas del Ejército, en la forma aprobada por la Comisión de la C. de Ds.

El señor SILVA CAMPO (Presidente).- Ofrezco la palabra.

El señor UGALDE.- Pido la palabra.

El señor SILVA CAMPO (Presidente).- Tiene la palabra, S. S.

El señor UGALDE.- Hago presente a esta H. C. que hablo en nombre personal, no hablo en nombre de combinación política alguna, a las que el Sr. Ministro del Interior ha pedido su concurso. Yo seré un extraviado, seré un descarriado, señor Presidente; pero, como chileno, siento enorme y profundamente lo que está sucediendo. Yo lamento, Sr. Presidente, que se nos haya traido a este recinto por la fuerza de las bayonetas, por soldados del Ejército Chileno, por generales de la República, a los que la patria puso al cinto la espada para defensa de sus instituciones.

Señor Presidente, yo me rebelo ante esta manifestación de fuerza que ejecutan los militares de mi tierra, ante este reto horrible al pueblo chileno... Habéis lanzado el guante. Yo, en nombre de ese pueblo, lo recojo; detrás de mi hay una inmensa masa de trabajadores que no dejará atropellar a la República. Señor Presidente, caerán a millares los chilenos, pero siempre manteniendo los grandes principios de la libertad.

General Altamirano, puede el movimiento militar ahogar en este instante la libertad de la República; tenéis las armas, tenéis los soldados, pero os falta la más grande de las fuerzas, la fuerza de la razón, y os falta también el patriotismo. Señor Almirante Nef...

El Sr. SILVA CAMPO.- (Presidente) Ruego a S. S. no suponer intenciones, pues el Reglamento le prohibe hacerlo.

El señor UGALDE.- Sr. Presidente, no nos echemos tierra a los ojos. Este Gabinete y la H. C. están tutelados por un comité militar.

El Sr. SILVA CAMPO.- (Presidente) Yo invoco el patriotismo de S. S. para no seguir en el terreno en que está discurriendo.

Comprendo que S. S. esté cumpliendo con un deber y no dude el H. D. que la mayoría de la C. también sabrá cumplir el suyo.

El señor UGALDE.- No ha sido en ningún momento mi intención tratar de oponerme a las determinaciones que se desean adoptar. Pero no puedo dejar de decir que el Ministerio está violando nuestros derechos, y es eso, señor Presidente, lo que me indigna.

Y, si quiere, acallar mi voz dentro de un Reglamento, cuando no se respeta una Constitución, que quede por lo menos, señor Presidente, formulada mi más enérgica protesta.

El señor SILVA CAMPO (Presidente).- Si a la C. le parece, se procedería en la forma que ha indicado el señor Ministro del Interior, y , en consecuencia, quedarían eximidos del trámite de comisión, los proyectos que estén para este trámite.

Acordado.

En discusión general y particular a la vez los proyectos a que se ha referido el Sr. Ministro del Interior.

Ofrezco la palabra.

Ofrezco la palabra.

Cerrado el debate.

Si a la C. le parece se darían tácitamente por aprobados en general y particular a la vez.

Aprobados.

Quedan, en consecuencia, aprobados todos los proyectos de la minuta a que se acaba de dar lectura.

Ofrezco la palabra.

El señor MAZA.- ¿Sobre qué?

El señor DEVES.- Pido la palabra.

El señor SILVA CAMPO (Presidente).- Si a la C. le parece, se suspenderá la sesión.