Que eternamente las cuarenta y nueve

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Que eternamente las cuarenta y nueve
de Lope de Vega


Soneto 56
   Que eternamente las cuarenta y nueve 
pretendan agotar el lago Averno;
que Tántalo del agua y árbol tierno
nunca el cristal ni las manzanas pruebe;

   que sufra el curso que los ejes mueve
de su rueda Ixión, por tiempo eterno;
que Sísifo, llorando en el infierno,
el duro canto por el monte lleve;

   que pague Prometeo el loco aviso
de ser ladrón de la divina llama,
en el Caucaso, que sus brazos liga;

   terribles penas son, mas de improviso
ver otro amante en brazos de su dama,
si son mayores, quien los vio los diga.