Reflexiones o sentencias: 25

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


§ 241. Engáñase mucho quien crea poder hallar en sí mismo con que pasar sin el sufragio de los otros; pero se engaña mucho mas quien crea no pueden pasar los otros sin el suyo.


§ 242. La pompa de los entierros sirve mas á la vanidad de los vivos, que al honor de los muertos.


§ 243. Los fingidos hombres de bien son los que disfrazan sus defectos á los otros y á sí mismos: los hombres de bien verdaderos son los que los conocen perfectamente y los confiesan.


§ 244. El verdadero hombre de bien, es el que en nada aspira á la gloria mundana.


§ 245. La gravedad de las mugeres es un arreo, que añaden á su belleza.


§ 246. La honestidad de las mugeres es por lo regular el amor de su reputacion y quietud.


§ 247. Es ser á todas luces hombre de bien, querer estar siempre expuesto á la vista de los que lo son.


§ 248. En todos los periodos de la vida nos acompaña la locura. Si alguno parece cuerdo, solo es porque sus locuras son proporcionadas á su edad y á su fortuna.


§ 249. Hay necios que se conocen y manejan con destreza sus necedades.


§ 250. Quien vive sin locura, no es tan cuerdo como lo imagina.