Reflexiones o sentencias: 56

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


§ 551. Cuando está todavía el corazon agitado por las reliquias de una pasion; estamos mas próximos á otra nueva, que cuando está del todo sereno.


§ 552. Los que han tenido grandes pasiones, se juzgan toda su vida felices ó infelices por haber sanado de ellas.


§ 553. Mas personas hay sin interes, que sin envidia.


§ 554. Mas pereza tenemos en el espíritu, que en el cuerpo.


§ 555. La calma ó agitacion de nuestro humor, no tanto depende de las cosas mas considerables que nos acaecen en el discurso de la vida, cuanto de una disposicion cómoda ó desagradable de las cosas pequeñas que nos suceden cada dia.


§ 556. Por malvados que sean los hombres, no se atreverán á declararse enemigos de la virtud; y cuando quieren perseguirla, fingen creerla falsa ó la imputan crímenes.


§ 557. Frecuentemente pasamos del amor á la ambicion, pero rara vez de la ambicion al amor.


§ 558. Casi siempre se engaña la extrema avaricia. No hay pasion que mas ordinariamente se aleje de su fin, ni sobre que tenga el presente mas imperio en perjuicio del futuro.


§ 559. La avaricia produce frecuentemente efectos contrarios. Hay infinitos que sacrifican todo su bien á esperanzas dudosas y remotas; y otros que desprecian grandes ventajas futuras por pequeños intereses presentes.


§ 560. Parece que los hombres no encuentran en sí bastantes defectos, pues aumentan todavía su número por ciertas singulares calidades con que afectan adornarse: y las cultivan con tal esmero, que al fin llegan á ser defectos naturales que no está en su mano corregirlos.