Remember (Menéndez Pelayo)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda



 Si dura ley, señora,   
 Impide que mi voz presente y viva,   
 O encadenada en letra mensajera,   
 Amante vuele a acariciar tu oído,   
 ¿Consentirás al menos   
 Que el ritmo vago, como el aire libre,   
 Indomeñable, etéreo,   
 Que ni montes ni alcázares detienen   
 Y halaga y duerme al velador tirano,   
 Y nada dice y lo revela todo,   
 Las alas tienda desde el fresco seno   
 De mis cántabros valles, y penetre   
 En la áurea estancia do tu pecho yace   
 En la nocturna calma?   
   
 Sí lo consentirás; que lidio sólo   
 Con la espada del canto,   
 Y ni tesoros ni grandezas tengo   
 Que arrojar a tus plantas;   
 Y si tú me recuerdas   
 Alguna vez en solitarias horas,   
 No será por los triunfos y laureles   
 Que siembre a Fortuna en mi camino,   
 Sino por la recóndita armonía   
 Que vibró de tus ojos en mi mente,   
 Y arrancó, reflejada en mis cantares,   
 Tal vez una sonrisa de tus labios.   
   
 ¿Me olvidarás, gentil iniciadora,   
 Profetisa de amor, Diótima nueva,   
 Que a mi sediento espíritu ofreciste   
 Tan alta y celestial sabiduría,   
 Cual la que oyera Sócrates severo   
 De la extraña mujer de Mantinea?   
 Amor, divino intérprete y ministro,   
 Que al cielo lleva los humanos votos,   
 O al hombre trae la inspiración sagrada;   
 Lazo que traba y une   
 En síntesis armónica y fecunda   
 El mundo real y el mundo de la idea;   
 Amor es el demonio   
 Que describe Platón, mañoso, artero,   
 Ágil y vigoroso,   
 Porque heredó de Poros la firmeza,   
 Hábil encantador, sofista y mago.   
 Dura pobreza le educó a sus pechos,   
 Y anda descalzo, sin hogar ni lumbre,   
 Ansiando siempre por lo hermoso y bueno.   
   
 Ése es mi amor; el inmortal deseo   
 Que antes erraba sin hallar reposo,   
 Y ora descansa, y yacerá por siempre,   
 En el centro sagrado de tu alma,   
 Como en su propia esfera. Allí respira   
 Y vive para ti, tú le custodias,   
 Ni un punto romperá su alegre cárcel;   
 Pasan por él los ruidos de la tierra   
 Sin conmoverle; y por extraño modo,   
 Cuanto él quiere, medita y fantasea,   
 Tu solo pensamiento lo contiene;   
 Y bellas son por ti las cosas bellas,   
 Alegre el sol porque tu faz alumbra,   
 Áureas las flores si tu frente ciñen,   
 Y apetecible el lauro y la victoria   
 Si huellas tú la conquistada palma.   
   
 ¿Cómo olvidarte yo, si eres la fuente   
 De todo buen pensar; si tú lanzaste   
 Al surco de mi alma   
 Los gérmenes primeros   
 De propia inspiración y altivo canto;   
 Si sangre y jugo y plástica hermosura   
 Tal vez al mármol diste,   
 Que antes labraba yo con torpe mano;   
 Si alguna de las Gracias que en ti moran,   
 Y fáciles, ligeras,   
 Cual enjambre de abejas del Himeto,   
 Bullen del labio tuyo desprendidas,   
 Endulzó con su miel el acre fruto   
 De mi indómito, agreste y rudo ingenio?   
 ¡Oh! ¡cuánta y cuánta plática sabrosa,   
 Como el rocío sobre yerba nueva,   
 A refrescar mi espíritu bajaron!   
 ¡Cómo se abrió risueña ante mis ojos   
 La de esperanzas opulenta vida!   
   
 ¡Que no las hiele el viento de la ausencia,   
 Dulce señora mía,   
 Mi sola voluntad, mi pensamiento!   
 ¡Florezcan inmortales   
 En las dos almas por un Dios unidas!   


Agosto de 1880.