Romance de Jimena Gómez

De Wikisource, la biblioteca libre.
Saltar a: navegación, buscar

Romance de Jimena Gómez
de Anónimo


               
        Día era de los Reyes,           
        día era señalado,               
        cuando dueñas y doncellas               
        al rey piden aguinaldo,                 
        sino es Jimena Gómez,           
        hija del conde Lozano,          
        que puesta delante el rey               
        de esta manera ha hablado:              
        -Con mancilla vivo, rey,                
        con ella vive mi madre;                 
        cada día que amanece            
        veo quien mató a mi padre,              
        caballero en un caballo                 
        y en su mano un gavilane:               
        otras veces con un halcón       
        que trae para cazare:           
        por hacerme más enojo,          
        cébalo en mi palomare,          
        con sangre de mis palomas               
        ensangrentó mi briale.          
        Enviéselo a decir,              
        envióme a amenazare             
        que me cortará mis haldas               
        por vergonzoso lugare,          
        me forzará mis doncellas,               
        casadas y por casare,           
        matarame un pajecico            
        so haldas de mi briale.                 
        Rey que no hace justicia                
        no debía de reinare,            
        ni cabalgar en caballo,                 
        ni espuela de oro calzare,              
        ni comer pan en manteles,               
        ni con la reina holgare,                
        ni oír misa en sagrado,                 
        porque no merece mase.          
        El rey, de que esto oyera,              
        comenzara de hablare:           
        -¡Oh, válame Dios del cielo!            
        ¡Quiérame Dios consejare!               
        Si yo prendo o mato al Cid              
        mis cortes se volverane,                
        y si no hago justicia           
        mi alma lo pagaráe.             
        -Ten tú las tus cortes, rey,            
        no te las revuelva nadie;               
        al Cid que mató a mi padre              
        dámelo tú por iguale,           
        que quien tanto mal me hizo             
        sé que algún bien me haráe.             
        Entonces dijera el rey,                 
        bien oiréis lo que diráe:               
        -Siempre lo oí decir,           
        y agora veo que es verdade,             
        que el seso de las mujeres              
        que no era naturale:            
        hasta aquí pidió justicia,              
        ya quiere con él casare.                
        Yo lo haré de buen grado,               
        de muy buena voluntade;          
        mandarle quiero una carta,              
        mandarle quiero llamare.                
        Las palabras no son dichas,             
        la carta camino vae,            
        mensajero que la lleva   
        dado la había a su padre.               
        -Malas mañas habéis, conde,             
        no vos las puedo quitare,               
        que cartas que el rey vos manda                 
        no me las queréis mostrare.     
        -No era nada, mi hijo,          
        sino que vades allae.           
        Quedaos vos aquí, mio hijo,             
        yo iré en vuestro lugare.               
        -Nunca Dios a tal quiera                
        ni Santa María lo mande,                
        sino que adonde vos fuéredes            
        que allá vaya yo delante.