Romance de blanca niña

De Wikisource, la biblioteca libre.
Saltar a: navegación, buscar

Romance de blanca niña
de Autor anónimo


Fuente: Cansons de la terra. Cants populars catalans col·leccionats per Francesch Pelay Briz y Joseph Saltó. Volum Segon. Centre de Obras de Catalunya de Joan Roca y Bros, Estampa de El Porvenir, 1867.

        -Blanca sois, señora mía,               
        más que el rayo del sol,                
        ¿si la dormiré esta noche               
        desarmado y sin pavor?          
        Que siete años había, siete,     
        que no me desarmo, no;          
        más negras tengo mis carnes             
        que un tiznado carbón.          
        -Dormidla, señor, dormidla,             
        desarmado sin temor,     
        que el conde es ido a la caza           
        a los montes de León.           
        -Rabia le mate los perros               
        y águilas el su halcón,                 
        y del monte hasta casa  
        a él arrastre el morón.                 
        Ellos en aquesto estando                
        su marido que llegó:            
        -¿Qué hacéis, la blanca niña,           
        hija de padre traidor?   
        -Señor, peino mis cabellos,             
        péinolos con gran dolor,                
        que me dejáis a mí sola                 
        y a los montes os vais vos.             
        -Esas palabras, la niña,         
        no era sino traición:           
        ¿Cúyo es aquel caballo          
        que allá bajo relinchó?                 
        -Señor, era de mi padre,                
        y enviolo para vos.      
        -¿Cúyas son aquellas armas              
        que están en el corredor?               
        -Señor, eran de mi hermano,             
        y hoy vos las envió.            
        -¿Cúya es aquella lanza,        
        desde aquí la veo yo?           
        -Tomadla, conde, tomadla,               
        matadme con ella vos,           
        que aquesta muerte, buen conde,                 
        bien os la merezco yo.

Fuente: no especificada.