Romance de la mujer del duque de Guymaraes de Portugal

De Wikisource, la biblioteca libre.
Saltar a: navegación, buscar

Romance de la mujer del duque de Guymaraes de Portugal
de Anónimo


        -Quéjome de vos, el rey,                
        por haber crédito dado          
        del buen duque, mi marido,              
        lo que le fue levantado.                
        Mandástemelo prender     
        no siendo en nada culpado;              
        mal lo hicisteis, señor,                
        mal fuisteis aconsejado,                
        que nunca os hizo aleve                 
        para ser tan maltratado,         
        antes os sirvió, ¡mezquina!,            
        poniendo por vos su estado;             
        siempre vino a vuestras cortes          
        por cumplir vuestro mandado;            
        no lo hiciera, señor,    
        si en algo os hubiera errado,           
        que gente y armas tenía                 
        para darse a buen recaudo;              
        mas vino como inocente          
        que estaba de aquel pecado.     
        Vos, no mirando justicia,               
        habéismelo degollado.           
        No lloro tanto su muerte,               
        como verlo deshonrado           
        con un pregón que decía          
        lo por él nunca pensado.                
        Murió por culpas ajenas,                
        injustamente juzgado;           
        él ganó por ello gloria,                
        yo para siempre cuidado.         
        Agora vivo en prisiones                 
        en que vos me habéis echado,            
        con una hija que tengo,                 
        que otro bien no me ha quedado;                 
        que tres hijos que tenía                
        habéismelos apartado:           
        el uno es muerto en Castilla,           
        el otro, desheredado,           
        el otro tiene su ama,           
        no espero verle criado,          
        por el cual pueden decir                
        inocente desdichado.            
        Y pido de vos enmienda,                 
        rey, señor, primo y hermano,            
        a la justicia de Dios    
        de hecho tan mal mirado,                
        por verme a mí con venganza             
        y a él sin culpa, culpado.