Romance del reto a los zamoranos

De Wikisource, la biblioteca libre.
Saltar a: navegación, buscar

Romance del reto a los zamoranos
de Anónimo


                
        Ya cabalga Diego Ordóñez,               
        del real se había salido                
        de dobles piezas armado                 
        y un caballo morcillo;          
        va a reptar los zamoranos               
        por la muerte de su primo,              
        que mató Bellido Dolfos,                
        hijo de Dolfos Bellido.                 
        -Yo os repto, los zamoranos,            
        por traidores fementidos,               
        repto a todos los muertos,              
        y con ellos a los vivos;                
        repto hombres y mujeres,                
        los por nacer y nacidos;                
        repto a todos los grandes,       
        a los grandes y a los chicos,           
        a las carnes y pescados,                
        y a las aguas de los ríos.              
        Allí habló Arias Gonzalo,               
        bien oiréis lo que hubo dicho:  
        -¿Qué culpa tienen los viejos?          
        ¿qué culpa tienen los niños?            
        ¿qué merecen las mujeres                
        y los que no son nacidos?               
        ¿por qué reptas a los muertos,          
        los ganados y los ríos?                 
        Bien sabéis vos, Diego Ordóñez,                 
        muy bien lo tenéis sabido,              
        que aquel que repta concejo             
        debe de lidiar con cinco.               
        Ordóñez le respondió:           
        -Traidores heis todos sido.